diumenge, 23 d’agost de 2020

Iniciació al noviciat

 Avui hem estat atents al Facebook. L'Albert Moliner a fet la iniciació a la Vida Religiosa. 

Tots nosaltres, quan hem iniciat el camí de formació per a ser escolapi, hem seguit un procés similar: primera experiència de vida comunitària, noviciat i juniorat. Doncs bé, l'Albert Moliner va fer la seva experiència comunitària durant un any, amb confinament per pandèmia inclòs, a la parròquia del Carme i en acabar el procés va demanar poder fer el noviciat. I la congregació li va proposar fer-lo a Mexicali, Mèxic, amb el Salvador Riera, com a formador.

Així, doncs, a principis d'agost l'Albert Moliner, juntament amb l'Albert Pujol, emprenien viatge cap a la Baixa Califòrnia i avui s'ha fet la iniciació al noviciat. Un any en què posaran tots els seus esforços en conèixer però especialment viure, allò que Jesús ens proposa a l'Evangeli i el que Calassanç espera d'un escolapi. 

Per la seva part, l'Albert Pujol, que ja fa anys que és escolapi, treballarà com aprofessor al col·legi de Mexicali, que tot just fa quatre anys que està en funcionament en una de les barriades més populars i complicades de la ciutat. 

Des de Catalunya ens hi hem fet presents amb aquesta carta adreçada a l'Albert i als seus tres companys novicis, desitjant-los bona ruta. 


A ALBERT MOLINER, JAVIER GÓMEZ,

JOEL MIRANDA Y WILBER BENEDICTO ESCOBAR

EN EL INICIO DE SU CAMINO POR LA VIDA ESCOLAPIA. 

Queridos hermanos

 Les escribimos desde Barcelona, deseando que todos se encuentren bien, y que el buen Dios los sostenga en estos momentos en que nos toca atravesar el desierto de la pandemia.

Pero el motivo de estas letras, como pueden imaginar, es unirnos a ustedes en este día en que la Viceprovincia de Las Californias inaugura con ustedes el noviciado. Fíjense, sin mucho esfuerzo, ya han pasado a la historia: son los primeros en hacer el noviciado en la Viceprovincia. Albert, Javier, Joel y Wilber  ¡ Felicidades !

Pero a pesar de ello, les invito a que no lo vivan como un momento extraordinario ni excepcional en la vida cada uno de ustedes. Más bien es como un hito más en el camino de la vida. Cuando uno transita por cualquier camino se va encontrando esos hitos: pueden ser de piedra si son muy viejos,  o metálicos, si son nuevos. En todos los caminos los hay e indican el quilómetro donde uno está, el nombre de la senda, carretera o autopista por donde uno está transitando, la dirección que se debe tomar o los quilómetros que faltan para llegar a algún sitio.  Cuando uno se encuentra un hito tiene que parar a pensar.

Creo que la celebración de hoy puede ser uno de esos hitos, en los que uno se ha parado a pensar ¿es éste mi camino, cuál es mi meta final, es esta la dirección que debo seguir?

Tenemos la suerte de que  los caminos que uno va transitando por la vida, muchos otros ya los han recorrido antes; son pocos los que abren nuevos caminos. El camino que ustedes empiezan a recorrer en el día de hoy lo inauguró un tal Jesús, hace algo más de 2000 años. No sé si lo conozcan.

Espero que hayan pensado que no, que no le conocen, pues les aseguro que llegar a conocer a ese hombre da para toda una vida o más. Pero sea como sea, de él, y de los que ya han pasado por ese camino, hemos aprendido algunas cosas. Les digo alguna de ellas, que seguro que les resultarán familiares.  Jesús nos propone para el camino de la vida consejos como:

·        Sean buenos como mi Padre del cielo es bueno.

·        Más vale dar que recibir.

·        No entrarán al Reino si no se hacen como los niños.

·        No hay amor más grande que dar la vida por los demás.

·        Sean sal y luz del mundo.

·        Ámense los unos a los otros como yo los he amado.

Y un largo etcétera.

También Calasanz recorrió ese camino y nos dejó algunos pensamientos como estos:

·        Quiero a los escolapios con tal pasión, que puedan comunicar su alegría a los demás.

·        No pierda la paz interna, por grave que sea una situación y mantenga el corazón sereno. La paz interior acostumbra a calmar la tempestad.

·        La virtud se encuentra en las tareas difíciles y en la perseverancia.

·        Avancen con alegría, crezcan en el amor y no se olviden nunca de Dios.

·        Quien se compromete, crece en el amor y se convierte en persona idónea para la educación.

·        Los pobres no pueden ser apartados de la educación, pues son la mayoría de la población.

Ahí tiene dos ejemplos a seguir.

Hoy realizan la iniciación en la Escuela Pía, pero nada empieza de cero. Ustedes ya tienen la experiencia de todas sus vidas. Pensar que todo empieza de nuevo, sería una falsa ilusión. Piensen más bien, cómo adecuar mi vida, mi trabajo, mi compromiso, a lo propuesta de Jesús y al estilo de Calasanz, a favor de un mundo mejor a través de la educación de la infancia y la juventud.

Jesús y Calasanz nos invita a ser educadores de niños y niñas, de adolescentes, de los jóvenes y de sus familias. Prepárense: tienen un año entero para ello. Hagan que este año que hoy inician de fruto abundante a favor de los pequeños y de los más vulnerables.

Somos muchos los que estamos en camino, millones. De hecho, todas y todos. Miren donde miren los verán. Escúchenlos, acompáñenlos y déjense acompañar. Aprendan de ellos. Cada persona tiene un tesoro y una experiencia para compartir. Dios quiera que en todos ellos sepan oír el rumor del Evangelio y de una Nueva Humanidad.  

Que María, la Madre de Dios, les acompañe, e inspire en ustedes lo que inspiró en Jesús y en Calasanz.

En nombre de la Provincia y de la Congregación Provincial de Catalunya, un fuerte abrazo para ustedes, para el P. Salvador Riera, su maestro y para toda la Viceprovincia.

 

P. Eduard Pini

Provincial de las Escuelas Pías de Catalunya

Barcelona a 22 de agosto de 2020

a tres de la festividad de San José de Calasanz

 

dissabte, 11 de juliol de 2020